Casting

11 Nov YA TE LLAMAREMOS…

¡Qué bonita frase cuando terminas un casting, prueba o audición (depende de lo internacionales que seamos), y te dicen esto!

El casting es el pan de cada día de todo artista. Bien sea actor, cantante, bailarín o modelo. Son las entrevistas de trabajo a las que nos enfrentamos habitualmente. Una persona normal no suele hacer a lo largo de su vida más de 15 entrevistas de trabajo diría yo, y tirando por lo alto. En cambio, un artista, puede hacer 15 pruebas en tan solo unas semanas o meses.

Según Wikipedia:

Casting es el proceso de selección del reparto o elenco de una película o de los participantes en un espectáculo (actores, presentadores, modelos y otros cargos similares). Habitualmente, en esta selección todos los candidatos  han de interpretar un mismo papel propuesto por los seleccionadores, lo que permite hacer comparaciones y elegir al intérprete más apropiado.

Casting

Dicho esto…

El casting es una búsqueda laboral, motivo por el cual, es necesario tener claro una serie de pasos a seguir al presentarse a una de estas pruebas para poder lograr el objetivo deseado que es ser “seleccionado”. Y por eso hay que estar debidamente preparado para afrontarla.

Hay distintos tipos de casting. En este post abarcaremos el casting publicitario. Próximamente hablaremos de casting de otros tipos para ver las similitudes y diferencias con este.

¿Cómo es un casting de publicidad? ¿Por dónde empiezo? ¿Cómo puedo acceder a ellos?
Como ya os decíamos en el apartado de “sobre qué va este blog”, aquí aclararemos algunas dudas sobre diferentes temas que desde mi experiencia pueda solucionar. No quiere decir que tenga la verdad absoluta, pero sí es una visión cercana sobre algunos temas que espero os ayuden. Además deseo que este post lo lean todos aquellos que siempre me piden info de cómo hacerlo. Y no quiero señalar a nadie… 😎

El primer paso está en inscribirse en una agencia de representantes de actores y modelos. ¿Cómo lo hago?, ¿cuál es la mejor?, son algunas de las preguntas que me hacen habitualmente. Y realmente yo tampoco tenía la respuesta hasta que fui probando en unas y otras. Si ponemos en nuestro navegador de Google ¨agencia de representantes de actores y modelos¨, nos aparece un amplio listado de agencias que nos servirán para el fin que buscamos. Entre ellas están Vanity, Mabel Humer, Fashion Face y un largo etcétera. ¿Que cuál escoges? o  ¿cuál es la mejor?. Realmente no hay mucha diferencia entre unas y otras. La diferencia es el trato que te ofrecen como “representantes”, ya que por lo general a todos les suelen llegar los mismos casting . La única diferencia que puede que exista, es que una de ellas, el caso de Mabel Humer, no te cobra el 20% habitual que cobra el resto de agencias sobre tu salario final si eres escogido para algún trabajo. Pero por el resto, todo es mas o menos igual.

Podemos contactar con cualquiera de las agencias anteriormente citadas a través de mail o teléfono, y dependiendo de ellos, te citarán o no para conocerte en persona si lo ven conveniente. Os advierto que no es necesario una reunión formal de presentación. De hecho, con una de las citadas anteriormente, he trabajado bastante y sin ir más lejos, y después de años trabajando juntos, conocí a la persona que me representaba o a mi booker, la semana pasada. Nos conocíamos por teléfono pero no en persona. Ella sí me conocía  a mi porque mueve mi material, pero yo a ella no. Situaciones, cuanto menos,  peculiares.

 

Una vez contactado con ellos,  nos pedirán nuestro material. Importantísimo que sea actual, con el look que lleves en ese momento, porque si las fotos son muy bonitas pero sales morena de pelo largo, y ahora eres rubia y con el pelo corto, no valen para nada. Te enviarán a casting para los que no serás el perfil y sólo lograrás perder el tiempo.

En breves os dejaré un post sobre cómo preparar nuestro material, es decir, nuestras fotos, videobook, etc. Pero por el momento os dejo un ejemplo de lo que buscan estas agencias que les envíes para empezar a moverte si les interesas.

 

peloo   bea vestido bea rojo  bea dolce

 

Esto me sirve de ejemplo para lo que os comentaba antes. Yo ahora tengo el pelo corto, por tanto estas fotos no me valdrían para enviarlas porque no se ajustan a mi imagen actual y no conseguiría nada a priori.

Continúo. Las agencias de representación son las encargadas de enviar a los postulantes a los casting. Casting que lleva a cabo el director de casting (valga la redundancia), el cual ha hecho antes de nada una preselección por foto. Esas maravillosas fotos que se ajustan perfectamente a la realidad de tu imagen. El director de casting, actúa de unión entre el director, los actores y sus agentes, y el estudio para obtener los personajes que están buscando.

 

Recapitulando: hemos encontrado nuestra agencia, nos hemos inscrito, hemos enviado nuestro material, y nos convocan para un casting. Y ahora…, ¿qué?

Nuestro agente nos dará toda la info de dónde debemos ir, en qué horario, y si hay algún tipo de pauta de vestuario o separata de texto para aprenderse.

Si tienes un texto que memorizar, hazlo. Estúdiatelo hasta que lo puedas recitar durmiendo. Dilo mientras recoges tu casa o te lavas los dientes. Cuanto mejor te lo sepas, más tranquilo te sentirás en el casting y podrás hacer más hincapié en otras facetas como la interpretación y el gesto. Que acudas con los deberes hechos y no improvises en el momento, es fundamental. Marca la diferencia entre alguien competente y un aficionado.

Estudiado el texto, sólo nos queda fijarnos en nuestra imagen.

¿Cómo tenemos que ir vestidos? Este es un asunto fundamental que hay que mirar con lupa. A un casting, os recomiendo que vayáis vestidos neutros y sin seguir ninguna moda. Ni muy arreglados pero tampoco muy dejados. Con unos jeans y una camisa o camiseta blanca siempre acertaremos salvo que busquen algo más específico, y eso nos lo avisarán previamente.

Puede que te marquen unas pautas de cómo debes ir. En ese caso es tan sencillo como seguir las indicaciones. Pero también puede ser que te den la opción de ir según tu criterio. ¿ Y cuál es tu criterio? Piensa ante todo, en la imagen de tí que quieres mostrar. Si eres chico, olvídate de la ropa deportiva. A no ser que te lo pidan específicamente o porque busquen al doble de Rocky Balboa.  Siendo chico, y siempre que vayas vestido con un mínimo de buen gusto, tampoco hay demasiada complicación en ir apropiado.

En cambio, ¿qué pasa si eres chica? Que el abanico de posibilidades de no acertar se multiplica hasta el infinito. Lo mejor es la discreción. Ni demasiado sexy, ni muy exagerada. Ir tan ajustada que parezca que vas envasada al vacío, remarca más los defectos que las virtudes. No es una buena idea ni para ti que te sentirás incomodísima por no poder respirar, ni para los demás que estarán sufriendo esperando a que te reviente una costura. Tampoco es buena idea presentarte arregladísima.  Vas a un casting, no al cotillón de Nochevieja ni a una boda gitana. ¿Y qué decir del taconazo? Si eres de las que no puede vivir sin él y te sientes más segura pisando con quince centímetros por encima del nivel del mar, no te cortes y llévalo. Pero, por favor, si lo haces, hazlo con sensatez, intenta que nada pueda desviar la atención de tu talento hacia tus pies.

Tanto si eres chico como chica, cuando van a grabarte nunca debes llevar ropa a rayas o con dibujos que queden mal en cámara, ni tampoco con marcas visibles o publicidad.

“Menos es más”, funciona perfectamente y siempre se cumple. De la misma manera, lo aplicamos también en el tema del maquillaje. Ese gran desconocido… ¿Cómo maquillarte para ir a un casting? Tenemos dos opciones:

a) Ir con la cara lavada
b) Ir pintada como Carmen de Mairena.

cara lavada   carmendemairena

Pues sí. Efectivamente. La respuesta correcta es la a). Espero que no haya habido dudas. Verán en tu cara lavada las posibilidades de la que sacarán el mayor provecho. Olvídate del maquillaje a no ser que sea muy suave o parezca que no llevas.

Y bien, ya maquillados y vestidos para la ocasión, nos vamos de casting. Parecía fácil, pero cualquiera de estas pequeñas cosas nos puede arruinar una prueba.

Son más normales los casting con un margen de horario amplio que aquellos en  los que te fijan una hora. Pero si te han dicho una hora en concreto, cúmplela.  No importa que luego en la sala de casting seáis ciento y la madre y tengas que esperar muchísimo tiempo. Está terminantemente prohibido que llegues tarde a la cita que te han dado en tu agencia. Nada da tan mala imagen como la impuntualidad. Demuestra falta de responsabilidad, de profesionalidad y de interés. Así que planifícate bien la agenda, busca en internet la dirección exacta para que no te encuentres desorientado recorriendo calles arriba y abajo a lo loco, y calcula cuánto vas a tardar desde tu casa para llegar a la sala con un margen de tiempo razonable. Mejor incluso si llegas antes. También os advierto que si la citación es entre las 10.00 y las 13.00h, y apareces a las 13.01h, probablemente no te dejen pasar porque necesitan hacer un parón entre el casting de la mañana y la tarde. O lo mismo te dejan hacerlo, pero a lo mejor las ganas que le ponen no son las mismas que si hubieras llegado antes.

Cuando entramos en esa mini sala de espera abarrotada de gente, hay que apuntarse en la hoja de casting donde podrás ver detrás de quién vas, y rellenar una ficha que luego entregarás dentro al director o al asistente de cámara.

Una conversación que oirás en toda sala de espera de un casting de publicidad será esta:

-” ¿Sabes si va muy lento?”

– “Un poquito…” 

¡Y se quedan tan agusto! ¡Pues yo me quedo igual! A mi no me han aportado nada, ni la pregunta ni la respuesta. Es como hablar del tiempo en un ascensor. Una pregunta obligada. Ya me diréis si vais a algún casting si la oís. 😆

 

Antes de entrar a tu prueba deberías leer estos consejos o recomendaciones:

LA ACTITUD, va a hacer que te lleves el casting de calle. En una prueba a rebosar de personas con talento, ¿quién se diferencia?, ¿ el actor que llega puntualísimo a la cita?,  ¿el que ha escogido el vestuario más apropiado?,  ¿la actriz con el texto tatuado en la memoria? No. La persona que destaca del resto es la que cumple con todo lo anterior y además, es la más simpática, la que transmite mejor rollo, la que muestra más disposición y ganas de currar. Condición innegociable: sonríe, disfruta de lo que estás haciendo y diviértete, que todos lo noten. Tampoco exageres ni vayas de superguay, porque eso puede ser peor aún.

¿Qué hacer si metes la pata? Saber reaccionar sin bloquearse, improvisar y, sobre todo, no parar nunca. Hay que sacarle partido a un fallo en un casting (o sobreponerse a esa sensación de “lo estoy haciendo fatal” que puede asaltarte a veces). La clave del éxito, puede ser salir airoso de una situación difícil. Seguro le dará una buena impresión al director de casting.

PÁSATELO BIEN. ¿Suena a tópico? Pues sí, pero también es una verdad como un templo. Es muy importante contagiar tu disfrute a la persona que te está viendo. Ser tú mismo y mantener la moral alta (cuanto más alta, mejor). Evitará esos ataques de pánico que te llevan a bloquearte durante la prueba, y a demostrar que estás seguro de tus capacidades.

LO MÁS PROBABLE ES QUE NO TE COJAN: bordar una prueba de selección no garantiza ni mucho menos que vayas a ser “el elegido.  Puedes hacer un casting impecable, y pese a ello quedarte fuera por muchas razones. Hay muchas personas por el camino que decidirán si cumples o no con el perfil buscado. Nunca te des por vencido.

 

Bien, después de estas recomendaciones y tras un buen rato de espera… ¡por fin nos toca! Entraremos en grupo,  de 4 a 6 personas aproximadamente, las cuales te verán hacer el payaso. Una vez dentro, la cosa no tiene mucho misterio. Te pondrás delante de una cámara, te harán una foto, y tendrás que hacer una presentación. Esta es la primera parte del casting: cómo te llamas, cuántos años tienes, de qué agencia vienes y, a lo mejor, te hace alguna pregunta más para ver cómo hablas y cómo te desenvuelves ante la cámara. También tendrás que dar los perfiles: mirar primero hacia un lado y después hacia el otro; y mostrar tus manos por ambos lados. Y acabamos con una vueltecita para que nos vean al completo.

 

Tras las fotos y presentaciones de todos, llega el acting. Presta atención a las indicaciones que dé el director del casting  sobre lo que se va a tener que realizar. Muestra interés y si pasas con otros actores a la prueba,  aprovecha la posibilidad de observar lo que se les marca como errores en sus actuaciones. Durante el acting debes tener noción de dónde está situada la cámara. Lo que se está “interpretando” es para la cámara. Ya que, si la misma no lo capta, entonces no será visto por los directores. Jamás cortes un acting por decisión propia. Espera a la voz de “Corte” del director de la prueba.

En muchas ocasiones, pasado el tiempo y  no te han cogido,  ves la publi para la que hiciste el casting y piensas: ¨de lo que hice yo en el casting a lo que se rueda, qué tendrá que ver¨. O, ¨para qué fui a ese casting si buscaban a una mujer con 15 años más que yo, y rubia¨. Pero sus razones tendrán…

 

¡Y hasta aquí la prueba! No ha sido para tanto, ¿no?

 

Pero aún muchos os preguntaréis, ¿Qué hay que tener para hacer publicidad?. Yo la verdad es que no tengo la respuesta, pero indagando por la red, la que más me ha gustado,  ya que creo que es bastante cierta, es esta:

Para destacar en publicidad hay que ser comunicativo y tener algunas dotes de actriz o para la interpretación: ¡Tienes que gustar a las cámaras! También lo podría decir de otro modo: hay que tener magia. Y eso creo que es bastante innato. Hay caras que captan bien la luz, que resultan interesantes o simpáticas, que tienen fuerza mirando a cámara, y eso son cosas que se tienen desde pequeñito. Transmitir un mensaje y llegar al público es básico en publicidad. De hecho, no lo olvidemos, hay que vender un producto.

Las características físicas de una chica que quiere trabajar en publicidad, no tienen que ser necesariamente las de una modelo de pasarela o fotografía. La altura es la primera diferencia, es decir, que una chica que hace anuncios no tiene por qué ser tan alta como una modelo que se tiene que poner la ropa de los diseñadores. Tener una sonrisa bonita o una cara divertida y fresca, ser interesante o peculiar puede hacer que te escojan, aunque no tengas las medidas de una modelo de moda.

Para trabajar en el mundo de la publicidad hay que no tener vergüenza. Realmente esto para publicidad y artes escénicas en general. Hay que tener fe en uno mismo, confianza y mostrar seguridad aunque por dentro estemos pensando “cómo he acabado yo aquí”. La actitud y la seguridad son básicas. El carisma, el estilo propio y la elegancia también pueden influir. Depende de lo que se busque, claro.

 

Y ahora sí que sí,  para terminar, más que un consejo, una imposición: no te desanimes si no pasas el casting. Tómate cada uno de ellos como una experiencia positiva que te ayudará para el siguiente y te dará más tablas.

RENDIRSE

 

¡¡Será por castings!!

beatrizmur strella

No Comments

Post A Comment